miércoles

Tipos de fósiles

EL FÓSIL VEGETAL

Un fósil vegetal es una parte o un organismo vegetal completo, que vivió en tiempos geológicos pasados y que se ha conservado mediante un proceso físico-químico llamado fosilización. La manera de conservarse está en función de la trayectoria que ha seguido el individuo desde su muerte hasta que ha sido recolectado. Algunos pseudofósiles pueden confundirse con vegetales. Un ejemplo son las dendritas de pirolusita (manganeso).





TIPOS DE FÓSILES VEGETALES

Existen varios tipos de fósiles vegetales, según como se hayan preservado en los sedimentos. Los más comunes son:

  • ∙ Impresiones y compresiones:
    Se dan cuando las partes planas de los vegetales, como las hojas se imprimen en los sedimentos dejando su huella en estos. Si las hojas conservan la materia orgánica tendremos una compresión. En este caso, puede que quede preservada la cutícula que cubre la epidermis de la hoja, que es una sustancia cérea muy resistente a la carbonización.

  • ∙ Moldes y contramoldes: Ocurren cuando las partes con más volumen, como los troncos, se entierran en el sedimento. Si la materia orgánica se destruye, el molde lo constituirá el hueco dejado por el árbol. Si este hueco se rellena de sedimento se forma un contramolde.

  • ∙ Permineralizaciones: Se dan cuando los tejidos vegetales se han impregnado de sustancias minerales como sílice o carbonato cálcico. Normalmente, se impregnan las células después de la destrucción de su contenido conservándose las paredes. Un ejemplo clásico son los troncos silicificados o “xilópalos”.